siglos las furiosas olas atlánticas hicieron varar cantidades incontables de barcos en el acantilado y provocando así la muerte de los marineros. Kappeler se mudó con aquella gente de la cual ya Horaz había contado que no soportaban el caudillaje ajeno.
Nosotros, la gente de Hanover, todavía nos acordamos de Kappeler por el gran conflicto que causó una obra de Theodor Lessing que pintó en 1985 por encargo de la Universidad de Hanover, por haber puesto con decisión libre artística al lado de Lessing la imagen de Peter Brückner, quien murió en 1982. Ante el rol en el cual Peter Brückner se desvió después de 1972 con relación al asunto Baader-Meinhof y la doble suspensión de su cargo, primero en 1972 y luego después de la publicación de un comunicado firmado por Mescalero, era sin duda una provocación política y estética. Después de que la universidad rechazó la obra, la ciudad de Hanover la asumió. Hoy tiene su lugar en el edificio secundario de la universidad popular que lleva el nombre de Ada Lessing, la esposa de Theodor.
En el Parlamento Autonómico de Baja Sajonia se encuentran otras tres pinturas de Kappeler: una la ha comprado Horst Milde y también representa a Theodor Lessing, otra la ha donado el antiguo ministro de asuntos sociales Dr. Wolf Weber que lleva el título “Toleranz” y la tercera la he comprado yo para el Parlamento y lleva el retrato de Horst Milde, presidente del Parlamento Autonómico.
El recuerdo a este conflicto nos permite el acceso a sus pinturas, que hoy están aquí.
Kappeler siempre se ha dejado contagiar políticamente, pero no en el sentido de tomar lado de una manera organizada, sino más bien como una injerencia directa pública y sin distancia.
El protestaba y resistía. Vive de un espíritu de contradicciones existenciales tan pronto ve amenazadas a la libertad y la independencia. Para él son extrañas las categorías del bien o del mal,

anterior siguiente